“Transformar y fortalecer el Sindicato para Representar y Organizar a toda la Clase Trabajadora”, este es el tema central de la Conferencia Continental realizada por la Confederación Sindical de trabajadoras y trabajadores de las Américas, CSA, en los días 26 y 27/11. En estos días, más de 200 representantes de centrales sindicales de 20 países se reúnen para debatir las cuestiones relacionadas a la autorreforma sindical.

“En este día damos un paso más para la reestructuración sindical en las Américas. Nadie lo hará por nosotros. Vamos a recuperar el protagonismo del sindicalismo en nuestras sociedades”, afirmó Rafael Freire, secretario general de la CSA, en la apertura de la Conferencia.

La secretaria general de la CSI, Sharan Burrow, enfatizó la desigualdad cómo uno de los grandes desafíos para los trabajadores de la región. “El espíritu de lucha latinoamericano es muy fuerte. Vamos a ganar esta batalla, tenemos una lucha generacional y debemos incluir a todos. Esto es un evento muy importante. Precisamos mirar hacia el futuro para enfrentar la desigualdad que ha sido el mayor problema de los trabajadores”.

El neoliberalismo y el conservadurismo en la América Latina fueron algunos de los puntos expuestos por la directora del Proyecto Sindical Regional de la FES, Uta Dirksen, que resaltó la importancia de fortalecer los sindicatos. “Necesitamos sindicatos fuertes. Cada vez tenemos más trabajadores que no se ven a sí mismos como parte de la clase trabajadora. La FES está comprometida con el sindicalismo y comprobamos que los sindicatos están intentando transformarse”, completó.

“Esta conferencia se lleva a cabo en un momento muy oportuno, de reflexión, donde debemos repensar nuestras prioridades. La pandemia nos ha golpeado más fuerte que en otras regiones por condiciones preexistentes cómo las altas tasas de informalidad, la debilidad de la protección social y la desigualdad estructural”, afirmó Vinicius Pinheiro, director de la Oficina de la OIT para América Latina y el Caribe, en la apertura del evento.

Para Maria Helena André, directora de la ACTRAV OIT, el escenario internacional actual es dramático y catastrófico. “Vemos un alarmante resurgimiento de la pobreza. Es urgente la necesidad de salvaguardar los derechos en el trabajo. Para los millones de trabajadores en situación precaria, la pandemia ha tenido consecuencias devastadoras. Principalmente para las personas en mayor situación de pobreza y que están excluidas socialmente, cómo los trabajadores en situación de informalidad y los trabajadores migrantes”.

El primer día de la Conferencia Continental contó con la participación mayoritaria de mujeres, 52% del total de los participantes. La reunión sigue hasta este viernes (27/11), donde se adoptará una “Hoja de Ruta” para la adopción de las principales iniciativas para la transformación del sindicalismo en función de la realidad de la clase trabajadora actual.

 

 

Compartir: