Causalidad en las empresas sostenibles

publicado el 12/08/2011 a las 00:00 , por Víctor Báez Mosqueira, Secretario General .

Víctor Báez: "Una empresa puede llegar a ser sostenible si comienza respetando los derechos de los/as trabajadores/as"

src=La OIT se ha ocupado en los últimos años del tema de las “empresas sostenibles”. Así, en junio 2007, se alcanzó un consenso tripartito sobre el tema, dando lugar a las “Conclusiones sobre la Promoción de Empresas Sostenibles” (en adelante ES), convertida luego en Resolución.

En su planteamiento general, las Conclusiones afirman lo siguiente:

- “las ES son una fuente principal de crecimiento, creación de riqueza, y empleo y trabajo decente (...) la creación de riqueza depende de las interacciones productivas de todas las partes de la sociedad (…) la promoción de ES es, por lo tanto, una herramienta importante para el logro del trabajo decente, el desarrollo sostenible y la innovación que a la larga mejora los niveles de vida y las condiciones sociales (…)”

- promover las ES implica fortalecer el Estado de derecho, las instituciones y los sistemas de gobernanza que hacen prosperar a las empresas, y alentarlas a llevar a cabo sus actividades de manera sostenible. Para ello es de importancia crucial contar con un entorno propicio que aliente la inversión, la iniciativa empresarial, los derechos de los trabajadores y la creación, el crecimiento y el mantenimiento de Empresas Sostenibles, conciliando las necesidades y los intereses de la empresa con la aspiración de la sociedad de seguir un modelo de crecimiento que respete los valores y principios del trabajo decente, la dignidad humana y la sostenibilidad del medio ambiente (...)”

- promover las ES implica también garantizar que los recursos humanos, financieros y naturales se combinen de manera equitativa para lograr una innovación sostenible y un aumento de la productividad y atender otras necesidades de desarrollo de la empresa, cuyos beneficios habrán de compartirse equitativamente en la empresa y en la sociedad en su conjunto. Ello exige nuevas formas de cooperación entre los gobiernos, las empresas, los trabajadores y la sociedad con el fin de garantizar una máxima calidad de la vida presente y futura y del empleo y, al mismo tiempo, preservar la sostenibilidad del planeta. El tripartismo, con inclusión del diálogo social y la negociación colectiva, es un elemento vital a este respecto (...)

- las ES precisan sociedades sostenibles: las empresas suelen prosperar cuando las sociedades prosperan y viceversa. Ello exige una inclusión social y económica, así como equidad en la distribución de los recursos y el acceso a los mismos (...)

- la sostenibilidad también implica tener confianza en que las políticas públicas y los marcos reglamentarios han de hacer realidad la promesa de unas sociedades prósperas, estables y equitativas...

- las empresas tienen que ser viables para ser sostenibles, pero ello no niega el hecho de que, incluso en las economías pujantes y dinámicas, es inevitable que algunas empresas reduzcan su actividad o fracasen y haya un proceso continuo de entrada y salida (...)
 
- un entorno propicio para la creación y el crecimiento o transformación de empresas sobre una base sostenible combina la búsqueda legítima de ganancias, uno de los principales motores del crecimiento económico, con la necesidad de un desarrollo que respete la dignidad humana, la sostenibilidad medioambiental y el trabajo decente (…)”

El texto final de las “Conclusiones” surgió de una intensa discusión entre el Grupo de Trabajadores (GT) y el Grupo de Empleadores (GE), dando lugar a un resultado que, como siempre en la OIT, es producto de múltiples transacciones recíprocas, hasta llegar a un resultado con el que ambos sectores “puedan vivir”, aunque no sea enteramente satisfactorio para ninguno.

La discusión previa entre empleadores y trabajadores

Las actas del debate previo muestran los énfasis de Grupo. Las observaciones del Grupo de Empleadores predominan en el campo de las condiciones macroeconómicas, con centro en:

- cuestiones de rentabilidad, productividad y competitividad, estableciendo una relación estrecha entre sostenibilidad y existencia de entornos propicios en materia de “clima de inversión” y garantía de los derechos de propiedad.

- relaciones económicas internacionales, afirmando que “las políticas comerciales y de inversión abiertas son esenciales para promover el crecimiento económico sostenible”.

- la necesidad de avanzar en la flexiguridad, y la visualización del diálogo social como método de resolución de conflictos, mediante la asociación y la obtención de aumentos de productividad y de atracción inversora.

Durante el debate, el sindicalismo mundial partió de señalar un punto clave: reconociendo el “papel decisivo que desempeñan las empresas en la vida de los trabajadores”, señala su preocupación de “que el debate esté dominado por el apoyo al sector privado en sentido estricto (...) (ya que) las cuestiones fundamentales planteadas por los empleadores están demasiado estrechamente vinculadas a la creación de empresas en general, en vez de las Empresas Sostenibles (...)”. Incluso hace notar que esto había sido ya destacado por el documento de base de OIT, al distinguir entre “desarrollo empresarial per se y el desarrollo de Empresas Sostenibles”.

El “modelo” de ES que interesa al sindicalismo surge de las réplicas a los puntos ya mencionados del enfoque empleador:

- en relación a los temas regulatorios generales de la economía, se consideran necesarias pautas de producción y consumo, gestión responsable del medio ambiente y restricciones al nivel de apertura económica.

- respecto de las condiciones sociales y laborales, se coloca a la negociación colectiva (junto a la libertad sindical) como eje esencial de la ES. También se considera que si bien la «flexiseguridad» se puede utilizar en los países desarrollados siempre que esté basada en el diálogo social, es difícil de aplicar en los países en desarrollo.

Como comentario nuestro agregamos que, en todos los países, los empleadores quieren más de lo flexi que de lo seguro, considerando que los diferentes componentes de la Seguridad Social contenidos en el Convenio 102 de la OIT no están presentes en la mayoría de los sectores de un vastísimo número de Estados.

El enfoque de CSA


Por su parte, la Confederación Sindical de Trabajadores/as de las Américas (CSA) ya había tomado posición en su respuesta al cuestionario levantado por la oficina OIT Lima a inicios del 2010, a los efectos de la elaboración de un estudio sobre el tema, cuyos resultados aún no se conocen.

1. El Grupo de Trabajadores aprobó las Conclusiones, en el marco de la Comisión especializada, por lo que la CSA acompaña esta decisión. Eso no quiere decir que el sindicalismo esté de acuerdo con todos los contenidos del documento, que es resultado de un proceso de negociación entre las partes.

2. El concepto de ES es muy poco co

VOLVER ARRIBA

SITEMAP