UE-Mercosur y los trabajadores

publicado el 22/06/2011 a las 00:00 , por CCSCS .

Movimiento sindical del Cono Sur quiere incluir la agenda laboral en las negociaciones entre Unión Europea y Mercosur



altLa Unión Europea (UE) y el Mercosur llevan 16 años de negociaciones para concretar un acuerdo comercial. El movimiento sindical mercosuriano “no está en contra ni a favor” de esa alternativa, pero reclama más información sobre los contenidos y los alcances de las tratativas.

Así se expresó Héctor Castellanos, secretario técnico de la Coordinadora de Centrales Sindicales del Cono Sur (CCSCS), en un panel organizado por la CSA en Montevideo, con la premisa “Negociación UE-Mercosur, ¿qué está en juego para los trabajadores?”

“Estamos de acuerdo con los procesos de integración entre bloques, el problema es qué tipo de integración buscamos. Hasta ahora no está en juego nada, al menos hasta que no se conozcan los contenidos. En principios, los trabajadores apostamos a acuerdos que no sólo abarquen aspectos económicos, sino que incluyan también la agenda laboral”, continuó Castellanos.

En su intervención, el sindicalista uruguayo recordó que durante toda esta etapa el bloque europeo suscribió acuerdos bilaterales con México y Chile. También señaló que el proteccionismo europeo ha sido una de las mayores trabas al acuerdo UE-Mercosur, junto a las propias dificultades que generan las asimetrías intrabloque en el Mercosur.

“La UE ya tiene resuelto el tema de la libre circulación de mercaderías, a diferencia de nosotros. Nuestras asimetrías determinan que sea muy difícil que nos presentemos a la negociación de una manera más ordenada”, advirtió.

Además de las deficiencias del Mercosur que han contribuido al proceso de enlentecimiento de la negociación, otro factor que ha tenido su peso es la gran demanda de China de los productos del Cono Sur. “Hoy tenemos en frente tres ejes de negociación: el político, la cooperación y el comercial, y es evidente que mayores problemas están en el último eje”, puntualizó.

La negociación en curso, según Castellanos, debería tener en cuenta otras cuestiones importantes para los trabajadores, entre ellas la participación de las organizaciones más representativas de la sociedad civil. “Se trata de contar con la información y también de poder luego dar una opinión sobre el tema”, dijo.

Por otra parte, el secretario técnico de la CCSCS hizo hincapié en la necesidad de avalar inversiones que generen “empleo genuino” y valor agregado a los commodities (habló de la baja tasa de empleo que implicó finalmente la finlandesa UPM, ex Botnia), y también se refirió, al momento de hablar de las asimetrías entre los bloques, a la situación de los trabajadores paraguayos en materia de libertad sindical.

“En Paraguay todavía tenemos compañeros despedidos por organizar un sindicato y ni siquiera tenemos un Ministerio de Trabajo”, reclamó. Durante la última reunión plenaria de la CCSCS, los trabajadores insistieron con este último tema en una reunión que mantuvieron con el presidente Fernando Lugo, cuyo gobierno ha manifestado sus intenciones de separar los temas laborales del ministerio de Justicia, aunque todavía eso no se ha concretado.

VOLVER ARRIBA

SITEMAP