Campaña difamatoria

publicado el 25/04/2011 a las 00:00 , por Dick Emanuelsson .

Periodista sueco responde a la campaña difamatoria en contra de Víctor Báez Mosqueira y de sí mismo


alt“Dick, bienvenido al club de los 'agentes', somos muchos”. Fueron las palabras que leí cuando abrí el correo hace una semana. Fue Lidia Camacho, alias la Pelusa, una vieja amiga uruguaya, ex Tupamara, ex presa política de los calabozos de la tortura de la dictadura quien me escribió estas líneas preocupantes. < style= line-height: 19px; >
Otra amiga que había escuchado ese día la transmisión de Radio CX36 en Montevideo, también estaba preocupada por lo declarado por los dos periodistas de la radio, Sandra Barón y Efraín Chury Iribarne, lo que en resumen comentaron con las siguientes palabras: < style= line-height: 19px; margin-bottom: 0cm; margin-left: 36pt; margin-right: 0cm; >
“. . . todos están comprados con dinero de ersas organizaciones norteamericanas vinculadas a la CIA, a la USAID, a la NED, a la FREEDOM etc. La verdad que es muy triste lo de Dick Emanuelsson. Uno a veces se pregunta por qué, por qué y por qué, pero después encontrás el por qué. Y es el dinero: trabaja para la central sueca y la central le pidió que se callara
” [1]. < style= line-height: 19px; >
Indignado escribí varias veces a la emisora para que me aclararan sobre semejante acusación. Esa misma radio que muchas veces, tanto estando en Colombia, como después del Golpe de Estado Militar en Honduras, me llamaba para entrevistarme sobre la situación de ambos países.
  < style= line-height: 19px; >La señora Sandra Barón contestó en un correo: “Usted puede leer aquí el editorial de la radio donde es mencionado por el propio Víctor Báez Mosteiro y después lo vuelve a citar Nemesio Barreto, lo que hemos hecho es reproducir comentarios de ambas personas y dar a conocer los hechos”.
  < style= line-height: 19px; >Exactamente. “Reproducir comentarios de ambas personas”.
  < style= line-height: 19px; margin-bottom: 0cm; margin-left: 36pt; margin-right: 0cm; >¿Y la persona que esa radio ahora sindica como agente de todas las agencias de inteligencia de Estados Unidos, el autor de los reportajes sobre el Archivo del Terror del 2002 y el autor de las entrevistas con Víctor Báez del 2003, por qué no es tomado en cuenta? ¿Será porque no va a coincidir con “la Operación de Desprestigio” de la Radio 36? < style= line-height: 19px; >
Para colmos, la misma señora Barón se auto convierte en víctima cuando termina un tremendo mamotreto con las palabras: < style= line-height: 19px; >
No se puede borrar con el codo lo que se escribió con la mano: Desde un comienzo Dick Emanuelsson se refiere sobre la radio de esta manera, que quisiéramos que ustedes valoren si se trata de una persona educada, ecuánime y con deseos de aclarar las cosas o en cambio está buscando “patear el tablero” y “ensuciar la cancha”.”
  < style= line-height: 19px; >La respuesta a la pregunta que la misma Sandra Barón hace habría podido evitar este penoso episodio: < style= line-height: 19px; >
¿Por qué nos enteramos de esto a través de Nemesio Barreto Monzón (periodista paraguayo que ha utilizado mis reportajes en el
Paraguay en el 2002) y no a través de Dick Emanuelsson?” < style= line-height: 19px; >
Pues, esa es exactamente la pregunta que mucha gente y yo nos hacemos. Porque si la Radio 36 me hubiera llamado o escrito, la “metida de pata” que ahora ha cometido Sandra Barón & Cía. se hubiera podido evitar. < style= line-height: 19px; >  < style= line-height: 19px; >AHORA ENTIENDO MEJOR LA “BIENVENIDA” que me daba, la vieja amiga Tupamara, “al Club de los Agentes”. Porque en el mundo,  donde se encuentran los integrantes de Radio 36 no existen principios sobre cómo se hace periodismo, ni fuentes, así como tampoco chequeos de las mismas. Es un mundo ficticio donde los supermarxistas-leninistas son los personajes mencionados. Todos los demás somos unos pe. . . . < style= line-height: 19px; >
Mi viejo mentor me decía que el periodista tiene que tener como principio no a inar, no andar con conjeturas, enfrentar declaraciones y datos con la realidad y con las fuentes, “porque es muy fácil producir un texto y también lo es denunciar a una persona y por ende destruir la vida de  ésa, a través de una denuncia sin fundamentos”. < style= line-height: 19px; >
Los agentes de la policía política secreta de Uribe y de Santos actúan así: Colocan a las personas delante de las cámaras de la televisión con el escudo del DAS, detrás, luego son presentados como “terroristas peligrosos”. < style= line-height: 19px; >
Recuerdo un pueblito, en las afueras de Bogotá, donde había llegado para hacer un reportaje. Una semana después fueron detenidos y colocados 60 habitantes delante del escudo del DAS, sindicados como terroristas. Su honra fue desplomada en cuestión de segundos por los medios al servicio de Uribe & DAS, quienes apenas, en una línea, informaban seis meses después que los “60 terroristas” fueron liberados por “falta de méritos”. Pero ya estaba hecho el daño y muchas familias destruidas. < style= line-height: 19px; >
Y repito la pregunta que le hice a la Radio hace una semana: ¿Por qué no me contactaron ANTES de publicar las mentiras? < style= line-height: 19px; >  < style= line-height: 19px; >NO ME GUSTA HABLAR EN PRIMERA PERSONA, pero la vida misma como reportero político, a veces, me obliga a hacerlo como en este caso. Y lo seguiré haciendo, dentro de unas semanas, cuando haya terminado el escaneo de los 450 folios que la Policía Política Secreta de Álvaro Uribe, DAS, documentó sobre mi persona. < style= line-height: 19px; >
Estuve investigando el Archivo del Terror en Asunción durante casi una semana en el año de 2002. El archivo se había abierto pocos meses antes y lo que más me interesaba era la “Sección Obrera”. El principal enemigo de Víctor Báez en Paraguay ya me había suministrado un ladrillo de 250 páginas, donde figuraba Báez. < style= line-height: 19px; >
Buscaba y entrevistaba al funcionario que suministró el archivo. < style= line-height: 19px; >
Entrevisté a una cantidad de personas del movimiento popular paraguayo, que habían sido militantes populares durante la dictadura de Stroessner, junto a Báez. Hablé con los más altos dirigentes del Partido Comunista Paraguayo (PCP) y de Partido Patria Libre (PLP). < style= line-height: 19px; >
Es decir,  apliqué las palabras de mi mentor; investigar, entrevistar, elaborar, co

VOLVER ARRIBA