Acuerdo de Asociación

publicado el 18/03/2011 a las 00:00 , por Iuri Codas, CSA .

Después de 6 años, recomienza la negociación entre Unión Europea y Mercosur, pero ambos exigen conceciones

La Unión Europea (UE) tomó la iniciativa para reanudar las negociaciones sobre el acuerdo de asociación con el Mercosur en 2010, después de seis años que había sido suspendido. No es sólo con el MERCOSUR que la UE está tratando de aumentar su participación en los mercados nacionales, en 2010 se cerró un acuerdo de comercio con Corea del Sur mientras que ya se realizaban conversaciones con India, Malasia y Singapur, al mismo tiempo buscaba proteger sus productos y sus marcas en China. La existencia de estos acuerdos y negociaciones fue utilizada por el Comisario Europeo, Karel de Gucht, como presión, que dijo que si la región no avanzar en las negociaciones perdería espacio en relación al Asia.

Sin embargo, cuando las negociaciones se reanudaron a mediados de 2010, algunos analistas sudamericanos creían que la nueva coyuntura, en comparación con 2004, era mejor para el MERCOSUR. Aunque las disparidades económicas entre los dos bloques todavía son grandes, el rendimiento de las cuatro economías de latinoamericanas ha mejorado en relación a siete años atrás, mientras que muchos países europeos todavía enfrentan grandes dificultades para superar los problemas de la más reciente crisis financiera internacional. Esto podría obligar a la UE a hacer más concesiones.

Por lo expuesto hasta ahora, esto no parece ser la situación. La protección agrícola europea, uno de los principales puntos que impide el avance de las negociaciones, no muestra signos de abandono o de una flexibilización significativa. En debate en el Parlamento Europeo en julio de 2010, donde discutieron cambios en la Política Agrícola Común (PAC), todos los miembros resaltaban la importancia del programa y el debate giró en torno a cómo mejorarlo (por ejemplo, en la distribución de recursos). La preocupación de los europeos no se limita al papel económico de la agricultura, sino también la necesidad de garantizar la seguridad alimentaria en la Unión Europea. Esto fue expresado al comienzo de la sesión, con la intervención del relator abordando como puntos importantes el aumento de la demanda mundial de alimentos, que según la FAO duplicará hasta el año 2050, además de futuros impactos que el cambio climático traerá.

MERCOSUR ya mostró que está dispuesto a abrir el comercio más que en 2004. Mientras que en aquel momento los sudamericanos querían liberalizar menos de 80%, ahora el proyecto es que esta marca llega a 90%, pero buscando medidas compensatorias que no se limitan a la agricultura. En la industria automotriz y autopartes, por ejemplo, MERCOSUR está exigiendo la transferencia de tecnología y mecanismos de vigilancia del comercio. La próxima ronda de negociaciones se celebrará en Paraguay, entre el 2 y el 6 de mayo.

VOLVER ARRIBA

SITEMAP