Las trabajadoras domésticas exigen respeto

publicado el 10/02/2011 a las 00:00 , por Paola Brenes - CSA .

El Foro Social Mundial reservó un espacio para discutir la difícil situación laboral de las trabajadoras domésticas


alt
DAKAR - Sonu Danuwar empezó como trabajadora doméstica en Nepal cuando tenía 7 años. Ernestina Ochoa lo hizo en Perú a los 11. A pesar de vivir en países muy alejados y en contextos políticos y económicos muy distintos, a Ernestina y a Sonu las une su historia y la lucha que ambas han emprendido para que sus hermanas trabajadoras domésticas no vivan la explotación y el abuso que ellas sufrieron.

Ambas mujeres participaron en un taller organizado por la Fundación Friedrich Ebert Stiftung en Dakar, durante las actividades del Foro Social Mundial, y junto con un importante grupo de panelistas recordaron la situación vivida por las trabajadoras domésticas alrededor del mundo: no cuentan con contratos de trabajo, seguridad social ni derechos laborales. La mayoría de las mujeres empleadas en este oficio trabajan en casas privadas sufriendo aislamiento y dependencia hacia la buena voluntad de sus empleadores.

En este foro se resaltó la relevancia de la aprobación del Convenio sobre Trabajo Doméstico en la próxima Conferencia Internacional del Trabajo de la OIT, la cual se realizará el próximo mes de junio en Ginebra. También se consignó con fuerza la importancia de que los sindicatos hagan suya la lucha por los derechos de las trabajadoras del hogar.

Más de 100 millones de personas en el mundo trabajan actualmente en casa privadas y la legislación que protege a sus derechos es casi inexistente. Claire Courteille, del Programa de Igualdad de la CSI, recordó que la lucha no acaba con aprobación de la Convención de la OIT, sino que persigue el desafío de continuar defendiendo su ratificación a nivel nacional y su implementación por medio de leyes.

altJuventud y sindicalismo

En un foro sindical realizado el día 9 de febrero y convocado por la CSI, dirigentes sindicales de distintos continentes debatieron sobre el papel del movimiento sindical en el FSM, la importancia de las alianzas con otras organizaciones de la sociedad civil y el impacto de un espacio que durante dos décadas ha logrado sumar fuerzas contra las medidas neoliberales que impactan negativamente a los y las trabajadoras en nuestros países.

Joao Vidal, representante de la juventud de la CSA ante el FSM, enfatizó el papel de la juventud actual en los procesos de transformación. Para Vidal, “hay jóvenes con conciencia ahí afuera, y el reto de los sindicatos es incorporarlos dentro de un movimiento que a su vez debe reivindicar los derechos de esta población”.

VOLVER ARRIBA

SITEMAP