El Trabajo del Futuro: Construir espacios laborales seguros y sin violencia para las Juventudes, en corresponsabilidad sindical

publicado el 13/08/2018 a las 17:15 , por Juventud Trabajadora de las Américas .

Las personas jóvenes son el hoy del trabajo, de la sociedad y del sindicalismo. Como sujetos del hoy, deben prepararse para un futuro que está plasmado de incertidumbre, con realidades y formas de trabajo que aún no han sido inventadas; para ello es fundamental participar en establecer las nuevas reglas del juego en el escenario global.

DIA DA JUVENTUDELa deslocalización de personas, recursos, tecnología, transacciones y bienes de un espacio físico terrestre, son la principal característica de la globalización; esto implica una situación de interdependencia humana, donde es evidente que una acción nos afecta a todos y todas.

La economía capitalista crece de forma desmedida, pero beneficia solo a un tercio de la población; su modelo productivo, se sirve de la desigualdad social, de la explotación y deterioro del medio ambiente; responde a un modelo que no es capaz de hacerse cargo de la crisis generalizada marcada por guerras absurdas, cambio climático y pobreza extrema, obligando a los Estados a solucionar dichos flagelos, al tiempo que les imponen una camisa de fuerza con políticas macro, donde las juventudes y las mujeres de la clase trabajadora son quienes reciben las mayores consecuencias.

Desde la perspectiva del capital, la modernidad líquida, donde todo es momentáneo y desechable, ha llegado para quedarse y esto también afecta al mundo del trabajo: las tecnologías promueven un auge de las plataformas electrónicas como Uber, Amazon o Airbnb, expresión de un capitalismo disfrazado de “colaborativo” y la inminente sustitución de miles de puestos de trabajo por robots, cobijados bajo la industria 4.0.

Para lograr una economía más humana, habrá que ganar una serie de disputas políticas que solo se lograrán por medio de alianzas con otros sectores sociales y populares.

La participación ciudadana es necesaria para esta disputa; y el sindicalismo, como actor sociopolítico, debe ampliar su práctica hacia un concepto de sindicalismo ciudadano que represente, desde una concepción de clase, a la mayoría de sectores de la sociedad, que sin duda se encuentran en la categoría de “la clase trabajadora”.

 

Sindicatos 4.0

La progresividad de los derechos y visiones, es uno de los grandes logros del movimiento sindical de las Américas; esto lo ha llevado a dialogar a lo interno y con otros sectores de la sociedad, en torno a un modelo de desarrollo alternativo y sustentable materializado en la PLADA, desde donde aborda el debate sobre las oportunidades que brindan la Agenda 2030, sus 17 ODS y metas, en la búsqueda del bien común como fin único del crecimiento económico; la recuperación del rol del Estado como administrador y garante de una transición tecnológica justa, con acceso a la educación y políticas públicas de formación profesional para personas jóvenes que orienten sus esfuerzos hacia las necesidades del futuro laboral; a la construcción de otras formas de ingreso no salariales y de distribución de la riqueza como nueva fiscalidad, la inversión en sistemas públicos y fondos soberanos como métodos para garantizar protección social, bajo el principio inclusivo e incluyente de que nadie, ninguna persona o sector, debe quedarse atrás de los procesos de desarrollo.

Esto implica que el sindicalismo debe caminar hacia modelos que den respuestas oportunas desde esa visión alternativa del desarrollo, a las necesidades de la sociedad, siendo inclusivo, participativo y con claridad para que las juventudes se sientan parte relevante, bienvenidas, motivadas y asuman con toda propiedad, parte en las acciones y procesos de construcción conjunta de esa agenda de desarrollo sustentable.

El sindicalismo como movimiento social y la organización sindical, debe avanzar en su autorreforma, para perfilarse como el espacio seguro y necesario para las juventudes, por medio de éste, se garantizan espacios de trabajo y países más seguros, libres de discriminación, de violencia y acoso.

Frente al reto y nuevo contexto de la industria 4.0, la juventud trabajadora la asume como un desafío para garantizar mejores condiciones laborales y trabajos con plenos derechos. Esto requiere de “sindicatos 4.0”, evolucionados, modernos, con claridad política y estratégica, que vayan a la ofensiva, garantizando la dignidad humana y calidad de vida como fin del progreso y desarrollo.

En este 12 de agosto, y en el mes de las Juventudes, la CSA insta a seguir construyendo el sindicalismo del futuro, con respuestas contundentes y claras, frente a los retos del futuro del trabajo.
 

#12deagosto
#DiaInternacionaldelaJuventud
#DIJ

 

VOLVER ARRIBA

SITEMAP