CSA condena prácticas inhumanas de la empresa almacenes TIA contra trabajadoras/es en Colombia

publicado el 28/11/2017 a las 11:52 .

La CSA manifiesta su profunda condena por el despido masivo al que fueron víctimas al menos 530 trabajadoras/es de la empresa Almacenes TIA a nivel nacional, a través de prácticas inhumanas, haciéndoles renunciar con documentos previamente redactados por la empresa

2013_03260037La Confederación Sindical de trabajadores y trabajadoras de las Américas (CSA), expresión continental de la Confederación Sindical Internacional (CSI), manifiesta su profunda condena por el despido masivo al que fueron víctimas al menos 530 trabajadoras y trabajadores de la empresa Almacenes TIA a nivel nacional, a través de prácticas inhumanas de manipulación y tortura sicológica, haciéndoles renunciar con documentos previamente redactados por la empresa.
 

Conforme comunicado de la Confederación de Trabajadores de Colombia (CTC), la empresa citó a las/os trabajadoras/es a clubes y hoteles en todo el país y con métodos claramente violatorios a los derechos humanos, valiéndose de sus necesidades, los aisló del grupo e individualmente les ofreció un dinero a cambio de su renuncia inmediata, presionándolos con la amenaza de que, en caso de no aceptar la propuesta de la empresa, serían sometidos a un proceso lento con el riesgo de quedarse sin nada. A las/os trabajadoras/es no se les permitió estar acompañados por la organización sindical que venía representándolos desde hace más de 50 años.
 

Este repudiable procedimiento ejecutado por un equipo de abogados y de otras disciplinas recurrió a las peores prácticas, incluso encerrando a las y los trabajadores, torturándolos sicológicamente, todo esto con actitud inhumana por determinación de los propietarios de la empresa, para deshacerse de las personas que abnegadamente entregaron su esfuerzo durante muchos años, la mayoría de ellas, madres cabeza de hogar.
 

La CSA se adhiere a la exigencia de la CTC dirigida al Ministerio de Trabajo y demás autoridades a reponer al grupo de trabajadoras y trabajadores afectado, reparar los daños económicos y morales ocasionados por la cruel presión de la empresa y sus abogados, y adoptar fuertes sanciones contra la empresa autora de tales prácticas inhumanas; del mismo modo alertamos a la OIT y a la OCDE para que tomen nota de las nefastas prácticas utilizadas para destruir al sindicato, con la indiferencia del gobierno nacional.

VOLVER ARRIBA

SITEMAP