Evaluación sindical del Foro Político de Alto Nivel de las Naciones Unidas 2017 sobre Desarrollo Sostenible

publicado el 31/10/2017 a las 17:02 .

El El Foro Político de Alto Nivel (FPAN) sobre Desarrollo Sostenible 2017 se celebró en la sede de las Naciones Unidas en Nueva York del 10 al 19 de julio de 2017, bajo el tema general "Erradicar la pobreza y promover la prosperidad en un mundo cambiante". Una delegación sindical asistió al evento.

 

workers_and_trade_unions_vnrs-97952El Foro Político de Alto Nivel (FPAN) sobre Desarrollo Sostenible 2017 se celebró en la sede de las Naciones Unidas en Nueva York del 10 al 19 de julio de 2017, bajo el tema general "Erradicar la pobreza y promover la prosperidad en un mundo cambiante". Durante la primera semana del FPAN (10-14 de julio), que tiene un enfoque temático, se examinaron los ODS 1 (fin de la pobreza), 2 (fin del hambre), 3 (buena salud y bienestar), 5 (igualdad de género), 9 (industria, innovación e infraestructura) y 14 (vida submarina) y 17 (alianzas). Durante la segunda semana del FPAN (17-19 de julio), 44 países presentaron revisiones nacionales voluntarias (RNV). Representantes sindicales de algunos de estos países asistieron como parte de la delegación de la RSCD de la CSI, algunos de ellos en delegaciones gubernamentales.

Reflexiones sobre el FPAN de este año

El nivel de interés que generó el FPAN este año en toda la comunidad internacional del desarrollo es alentador e indica un cierto grado de compromiso con este proceso. Sin embargo, también queda bastante claro que el FPAN sigue siendo un trabajo en curso, que debe superar muchos retos si hay alguna esperanza de mantener el mismo nivel de interés en los próximos años. Algunos de estos retos se pueden superar mediante el formato y las modalidades del propio FPAN, mientras que otras cuestiones son más políticas y exigirán grandes esfuerzos de los Gobiernos.

Después del segundo año de revisiones del FPAN, queda bastante claro que el programa debe ajustarse para permitir una mayor discusión sobre los procesos de revisión en el ámbito nacional. Esto se puede lograr ampliando la duración de la semana dedicada a las RNV de tres a cinco días o invirtiendo el programa para que la semana temática dure tres días y la semana de RNV cinco días. La semana temática ofrece un espacio mayor para las contribuciones de los grupos de la sociedad civil, pero uno reducido en lo que concierne al diálogo interactivo.

Por el contrario, la semana de RNV plantea problemas más importantes, ya que hay muy poco tiempo para cualquier tipo de contribución por parte de los grupos de la sociedad civil, ni mucho menos para el diálogo interactivo, algo que debería ofrecerse naturalmente. Se corre el peligro de que el proceso se convierta en una pura fachada si se mantiene la fórmula actual. Actualmente, los Estados Miembros de las Naciones Unidas hacen declaraciones con fines publicitarios en lugar de verdaderas presentaciones y ofrecen poco en materia de ambición o análisis prospectivo real en cuanto a la situación en 2030. Esto se debe en parte al hecho de que muchas presentaciones sobre RNV todavía se encuentran en una fase de aplicación o inventario.

Revisiones nacionales voluntarias en el plano nacional

La experiencia con el proceso de RNV en el plano nacional sugiere que es necesaria una mejora. Como la Perspectiva sindical sobre los ODS en 8 países que realizan RNV mostró, los Gobiernos deben mejorar sus métodos de consulta con la sociedad civil. La experiencia ha sido irregular en cuanto a la apertura, transparencia e inclusión de las RNV. Esto se debe a diversos motivos, desde la falta de intención de los Gobiernos de realizar consultas, hasta falta de tiempo y de coordinación por parte de los propios Gobiernos para preparar las revisiones.

Para mejorar el proceso de las RNV es necesario contar con una mejor coordinación en todos los niveles. Esto empieza por la creación de un entorno institucionalizado para estas revisiones que reúna a todos los actores pertinentes, lo cual mejoraría la transparencia y la previsibilidad de las consultas. Además, ayudaría a garantizar que las RNV no se conviertan en informes puntuales sin ningún tipo de seguimiento en el plano nacional.

Se deben establecer canales oficiales para recibir las aportaciones de la sociedad civil, respaldados por directrices, para integrar la presentación de informes nacionales. Tras la elaboración de las RNV, convendría que los Gobiernos lleven a cabo un ejercicio de validación mediante el cual la sociedad civil pueda “aprobar” la información que se presentará al FPAN.

Por último, se debe promover la supervisión paralela de las revisiones nacionales y se debe dar espacio para transmitir oficialmente los mensajes que se formulan en estos ejercicios para que puedan complementar las conclusiones de las revisiones nacionales.

Más información sobre los momentos destacados y las intervenciones del FPAN 2017 aquí.

 

VOLVER ARRIBA

SITEMAP