Futuro del trabajo en las “economías gig”

publicado el 04/04/2017 a las 17:44 .

Documento de Frankfurt discute la precarización y la mercantilización del trabajo a través de la contratación por medio de crowdsourcing

 

on-demand-economy

El término “economía gig” se refiere a una práctica de trabajo que, en los últimos 10 años, creció de forma significativa por medio de los avances en las nuevas tecnologías de información y la popularización de Internet. A través de las plataformas digitales, incluso los aplicativos de celular, empresas privadas y demás organizaciones de los más diversos tamaños, como Clickworker, Amazon, Mechanical Turk, Jovoto y Uber, contratan trabajadoras/es, clasificados por ellas como “independientes”, para realizar actividades de diversos sectores, las cuales pueden incluir la modalidad presencial o a distancia.
A pesar del discurso de que esta práctica es una manera de acceso al mercado laboral, ofreciendo al trabajador/a una libertad y flexibilidad mayor, el crowdsourcing también significa la pérdida de derechos humanos laborales fundamentales, como: el salario mínimo, indemnizaciones en caso de accidente, integración a sistemas de protección, como la Seguridad Social, y al derecho de organizarse sindicalmente.
A partir del principio de que el trabajo no es una commodity, o sea, no es una materia prima comerciable, no es una mercancía, sindicatos del norte europeo y Norteamérica, a través de la Confederación Sindical Internacional (CSI) y de la Confederación Sindical Europea (CES), lanzaron en Frankfurt, Alemania, en diciembre de 2016, el “Documento de Frankfurt sobre Trabajo basado en Plataformas”. Este documento tiene por objetivo el debate de las condiciones de trabajo por medio de la economía gig, “además de ser una propuesta a los reguladores nacionales y a la Comisión Europea para que pongan reglas en este tipo de contratación y en sus relaciones laborales”.
El documento revela que muchas trabajadoras y trabajadores de plataformas digitales reciben menos de un salario mínimo, o menos que el piso salarial de su categoría. Además, no tienen acceso a la protección social, incluyendo el seguro de desempleo, seguro de invalidez, seguro de salud, pensiones, protecciones durante la maternidad e indemnizaciones, lo que revela un escenario de precariedad. “Esa situación muestra un riesgo grande a las normas laborales establecidas y las normas sociales vigentes”, afirma el documento.
La Confederación Sindical de trabajadores y trabajadoras de las Américas – CSA, en su 3er Congreso, realizado los días 26 al 29 de abril de 2016, aprobó la resolución 09 sobre Trabajadoras/es en condiciones de precariedad e informalidad, en la cual a partir de propuestas de afiliadas y basada en principios, entre otros de la AFL-CIO, central de EEUU, ante la “on-demand economy” y llama la atención ante “la nueva modalidad de precarización e informalización laboral, denominada economía gig, posibilitada por nuevas tecnologías de comunicación, que promueven una severa mercantilización del trabajo y la desaparición de los vínculos entre el trabajador/a y el patrono”.
De acuerdo con la resolución, estas formas de contratación ocurren a través de simulaciones, fraudes o relaciones laborales disfrazadas de auto-empleo, contratos independientes y trabajos autónomos, de manera que los empleadores burlan la regulación laboral de seguridad social y sus obligaciones fiscales.
Igualmente la CSA defiende la necesidad de identificar todas las formas de fraude laboral y reconocer las actividades como “trabajo” y la relación “empleador-empleado” de manera que el empleador asuma sus debidas responsabilidades. Ratifica, así, el compromiso en la defensa de la extensión de derechos a todos las/os trabajadoras/es independientemente de su status laboral, tanto lo que concierne los derechos individuales como a los derechos colectivos.


*con informaciones de https://www.igmetall.de/docs_20161214_Frankfurt_Paper_on_Platform_Based_Work_EN_b939ef89f7e5f3a639cd6a1a930feffd8f55cecb.pdf

 

 

VOLVER ARRIBA

Noticias Anteriores

SITEMAP