Organización Sindical y Autorreforma

publicado el 13/03/2015 a las 11:15 .

Resolución 11
 

1. El movimiento sindical debe ser un espacio donde se prefigura la sociedad que aspiramos. La democracia, la participación, la transparencia, la representatividad, la defensa irrestricta de las trabajadoras/es y la ampliación de derechos son condiciones para ganar legitimidad y credibilidad ante las y los trabajadores y la sociedad. La Autorreforma Sindical profundizará el trabajo para aumentar el poder del movimiento sindical y lograr el mejoramiento de las condiciones de vida y de trabajo de las/os trabajadoras/es. La CSA orienta su acción hacia un modelo sindical moderno, abierto, plural, democrático y participativo, con igualdad de trato y oportunidades entre hombres y mujeres, de diálogo y concertación, sin discriminaciones, que articule al sindicalismo con el conjunto de la población. Promovemos un sindicalismo por sectores que le dé verdadero poder a la clase trabajadora.

2. La lucha por una nueva hegemonía debe hacerse desde la fuerza de transformación y movilización de los trabajadores y trabajadoras, con las mujeres y la juventud. El movimiento sindical debe estar presente en todos los espacios donde hay trabajadoras y trabajadores, organizar a los sectores estratégicos, así como los sectores donde hay menos presencia sindical. Las estadísticas muestran que las tasas de sindicalización en nuestra América varían desde los mínimos, de alrededor de 2% a máximos ligeramente superiores al 30%. No podemos construir la sociedad que aspiramos sobre esta base.

3. El sindicalismo se debe ocupar de los sectores más vulnerados de la clase trabajadora, recuperar la militancia, conquistar mejores condiciones de trabajo; renovar la unidad y la solidaridad. Es fundamental incorporar métodos y tecnologías que potencien y multipliquen la capacidad del movimiento sindical para actuar como instrumento de cambio y transformación. Es crucial empoderar a las mujeres en las organizaciones sindicales reforzando en las políticas y estructuras el respeto por la igualdad de género, para lo cual deben desarrollarse herramientas como los indicadores de género.

4. En todos los países y organizaciones debe darse prioridad a la organización, acción y formación de las y los trabajadoras/es, jóvenes, tercerizados, migrantes, de las zonas francas, de las organizaciones de la economía solidaria, jubilados y pensionados, personas con discapacidad y trabajadoras/es no registrados, sean en empresas formales o informales, grupos raciales y étnicos, grupos de la diversidad, VH+ y aquellos contratados por medio de nuevas tecnologías, plataformas de internet y “aplicativos”. El desafío es mayor especialmente en pequeñas comunidades, como la de los países de la región del Caribe. El soporte y la asistencia técnica de OIT y CSA es requerida para desarrollar estrategias que cumplan estos objetivos.

5. El sindicalismo debe acompañar a los colectivos autoorganizados, con apoyo, orientación y formación, incluyendo financiamiento, asesoría jurídica y administrativa, con el fin de lograr la consolidación y apuntalamiento de estos procesos, al mismo tiempo que promover y garantizar su permanencia en el tiempo y logro de reivindicaciones.

6. La sindicalización es la prioridad más importante para aumentar nuestro poder e influir en el cambio. A tal fin, la CSA continuará trabajando con la Academia Global de Organizadores de la CSI, para desarrollar las habilidades de las/os organizadoras/es con un número cada vez mayor de afiliadas comprometidos en aumentar su membresía, respondiendo a la realidad y particularidad de nuestros países.

 
 

 

VOLVER ARRIBA

RESPONSABLE POLÍTICO:

Víctor Baez

victor.baez@csa-csi.org

RESPONSABLE TÉCNICO:

Valter Bittencourt

valter.bittencourt@csa-csi.org

SITEMAP